• Pablo Ziffer

Benjamin Grosvenor - Dentro de la mente de un prodigio del piano


Benjamin Grosvenor - Inside the mind of a piano prodigy


Benjamin Grosvenor - Dentro de la mente de un prodigio del piano

Hay un concierto por delante, tienes alrededor de media hora y te sientes bastante horrible.

Durante ese tiempo te preguntas por qué estoy haciéndome esto otra?

Una vez que llego al escenario me doy cuenta que es el producto de semanas y meses de trabajo, que ha sido un largo proceso para poder estar ahí, y que he pasado mucho tiempo solo con el piano.

Creo que ser un pianista (concertista) es probablemente una de las cosas más difíciles que un ser humano puede hacer.

Tienes el aspecto físico como un simple atleta (utilizando los dedos), luego está el lado intelectual aprendiendo a memorizar piezas de música y finalmente hay un costado emocional también.

Tuve mi primera lección alrededor de los cinco años, y no tenía un gran deseo de practicar. Luego algunos amigos en la escuela comenzaron a tocar y entonces dediqué tiempo a trabajar pensando que me sino podrían alcanzarme.

Pienso que a partir de ese momento, gradualmente me enamoré de tocar.

Para ser bueno se requiere una gran cantidad de trabajo y mucho tiempo practicando.

Hay dos aspectos para tocar el piano, por un lado supongo que está la simple habilidad de tocar las notas y por otro lado la capacidad de encontrarles sentido.

Generalmente practico alrededor de ocho horas diarias, tocando las mismas cosas una y otra vez hasta tenerlas bajo mis dedos, desarrollando la memoria muscular.

Algunas veces me siento realmente frustrado con ciertos pasajes, soy muy obsesivo con ellos y me asusta dejar el piano solo.

Para dar un ejemplo hay un pasaje aquí donde tenemos terceras en la mano izquierda, que va bastante rápido y por la forma en que las notas están distribuidas requiere movimientos rápidos de la muñeca… algo así.

Es un patrón desconocido, que no he encontrado antes en otras piezas y es algo en lo que tendré que seguir trabajando.

Pienso que la habilidad de interpretar bien una pieza musical es algo en lo que uno puede trabajar, es todo sobre tener control total del instrumento hasta cierto punto y tener la capacidad de obtener de él cada sonido que uno desea.

La forma que el ritmo está escrito es así…

Para mi eso suena muy regimentado, y cuando lo toco me gusta extenderlo ligeramente y luego seguir con el resto del compás…

Esto le da una cualidad más cantante y aireada.

Este es un ejemplo en donde uno no toma la partitura de manera literal.

Creo que si uno quiere ser realmente bueno en algo debe aceptar que tiene que hacer ciertos sacrificios.

Pienso que una de las dificultades es la soledad que implica la carrera.

No eres parte de una orquesta, no eres parte de un grupo.

En los conciertos de piano eres solo tu, solo tu y el escenario, tocando para una audiencia, solo tu en la sala de conciertos ensayando.

Tienes críticos en los conciertos que a veces dicen cosas agradables y otras veces no tan buenas, y las malas son las que se quedan pegadas.

Pasas todo el tiempo trabajando para que todo quede en la memoria muscular para poder tocar seguro en el escenario y liberado lo más posible, para que todo pueda pasar sin pensamiento, porque esto le quita potencial al que las cosas puedan salir mal.

Creo que ahora lo que más me atrae de la música es la capacidad que tiene para comunicar emoción a la gente, todo se trata de eso.

2004 Ben Grosvenor toca Ravel - 11 años


Documentary: Imagine Being a Concert Pianist


58 minute long BBC documentary called Imagine: Being a Concert Pianist. In July, 19-year-old pianist Benjamin Grosvenor made his debut at the Proms to great acclaim, wowing both audiences and critics with his performance of Liszt's Piano Concerto No 2 in A Major. The youngest ever soloist to perform in the First Night of the Proms, he returns to the Royal Albert Hall on August 6 to take on Britten's Piano Concerto. In 2005, Imagine discovered this musical prodigy in the making. Alan Yentob talked to the 12-year-old Grosvenor about his success the previous year, in the piano section of The Young Musician of The Year Competition. This is another chance to see that documentary. Imagine: Being a Concert Pianist gets under the lid of this extreme form of musicianship. Celebrated pianists, including Yevgeny Kissin, Vladimir Ashkenazy and Chinese wunderkind Lang Lang, talk intimately about their lives, their work and their motivation. The film gives a frank and personal perspective on a profession for which the only real qualification is genius, richly illustrated with specially recorded rehearsal and performance.

#BenjaminGrosvenor